Añadir nuevo comentario

CUBANOS EN ESTADOS UNIDOS RECHAZAN NUEVA POLÍTICA DE TRUMP

Ante un nuevo contexto de las relaciones bilaterales, organizaciones de cubanos en Estados Unidos mantienen incólume su decisión de favorecer el acercamiento entre ambos países

CUBA, 6 de julio de 2017.- Ante un nuevo contexto de las relaciones bilaterales, organizaciones de cubanos en Estados Unidos mantienen incólume su decisión de favorecer el acercamiento entre ambos países, más allá de lo que consideran desaciertos políticos de la Casa Blanca.

Para esos grupos de inmigrantes, la distancia física de su tierra natal y el empeño de la administración norteamericana en destruir lazos carecen de la fuerza necesaria para hacerlos desistir de sus propósitos.

Aglutinados en la coalición Alianza Martiana, en la ciudad de Miami, Florida, tales entidades también exigen el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la isla hace más de 55 años.

Como han hecho muchas veces, examinan cada situación particular y proyectan renovadas acciones dirigidas a lograr el cese de una postura que califican de hostil y sin sentido contra el pueblo cubano.

La Alianza Martiana celebró a inicios de este julio una reunión para analizar la nueva política de la Casa Blanca hacia la nación caribeña, que a juicio de diversas voces representa un retroceso con respecto a los pasos de la administración anterior.

El 17 de diciembre de 2014, el entonces ocupante de la mansión ejecutiva norteamericana, Barack Obama, anunció de manera simultánea con el presidente cubano, Raúl Castro, el inicio de un proceso encaminado a la normalización de las relaciones entre los dos países.

Posteriormente, Washington y La Habana restablecieron nexos diplomáticos el 20 de julio de 2015 y firmaron más de dos decenas de acuerdos y memorandos de entendimiento en diversos sectores; pero el contexto cambió con la llegada al poder de Donald Trump.

Volveremos a reclamar el cese del criminal cerco, no podemos quedarnos callados, puntualizó a Prensa Latina Andrés Gómez, coordinador nacional de la brigada Antonio Maceo.

Durante el encuentro, con unos 60 asistentes, se perfilaron acciones encaminadas a continuar apoyando a la mayor de las Antillas, y rechazaron el discurso y las medidas anunciadas por Trump el 16 de junio último.

El jefe de Estado firmó ese día en Miami el llamado Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Dicho documento restringe los viajes de los norteamericanos al país caribeño a partir de barreras burocráticas y la eliminación de visitas educativas a título individual.

También prohíbe las transacciones económicas, comerciales y financieras entre compañías estadounidenses y empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad.

De esa forma, y como consideró el Gobierno de la isla en una declaración, se imponen trabas adicionales a las ya muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tiene para comerciar e invertir en Cuba.

A juicio de Gómez, resulta necesario continuar la lucha en defensa de todos los derechos del pueblo cubano para poder vivir y desarrollarse pacíficamente.

En ese sentido, se convocó a la realización de acciones públicas, como caravanas de autos por céntricas calles, que evidencien solidaridad y pidan el fin del bloqueo.

Por su parte, Max Lesnik, de la dirección de la Alianza Martiana, también consideró en el encuentro del 2 de julio último, que se avecinan nuevas batallas contra la incomprensión y la actitud trasnochada de la extrema derecha de Miami.

Estamos de pie para lo que venga y para lo que sea, reafirmó, antes de desear que la nueva política del gobernante republicano culmine en la rectificación del error cometido.

Con Trump o sin Trump, la Revolución cubana seguirá por el camino escogido de manera imperturbable y segura de su destino, destacó el presidente del Círculo de Intelectuales y Artistas de Miami, Salvador Capote.

Dos días después de las acciones del mandatario republicano sobre Cuba, la Alianza Martiana expresó su rechazo al respecto, y cuestionó las razones que impulsaron a Trump a tomar 'tan descabellada decisión'.

En una nota, la entidad expuso que se alega por varios medios de prensa que la determinación estuvo motivada por razones de índole electoral con el fin de continuar logrando el respaldo de la comunidad cubana en Florida, principalmente en Miami.

Tal cosa es mentira, y resulta fácilmente demostrable por los hechos. El 50 por ciento del voto cubano en Florida fue en contra de la candidatura de Trump a la presidencia, precisó a continuación.

Recordó que hace más de ocho años, contando tres elecciones, los emigrantes cubanos no respaldan abrumadoramente al candidato presidencial que apoya una política de guerra y de bloqueo contra el pueblo de la nación antillana.

Las razones que motivaron la decisión de Trump a favor de esa inverosímil política en contra de Cuba pudieran encontrarse en su infantilismo político y creciente desespero por intentar mantener a flote su naufragante presidencia, expresó el texto.

Revestido, para no decir disfrazado, con el ropaje y lenguaje al estilo de la decrépita cruzada contrarrevolucionaria, Trump montó rodeado de los sedientos vampiros de la extrema derecha cubanoamericana una sombría escena de ópera bufa, recalcó.

Más adelante, reiteró el compromiso de cubanos y no cubanos, respetuosos de la decisión del pueblo de la isla de mantener su soberanía, a continuar luchando contra semejantes ultrajes a los derechos fundamentales de vivir en paz.

Además de las organizaciones de emigrados, la postura de Trump encontró el rechazo en legisladores republicanos y demócratas, grupos empresariales y científicos, cubanoamericanos, y organizaciones sin fines de lucro.

Por ejemplo, el bipartidista Grupo de Trabajo de Cuba, integrado por 24 miembros del Congreso estadounidense, adelantó que se involucrará a fondo con las agencias federales para mitigar las consecuencias dañinas de la nueva política.

A su vez, la Cámara de Comercio ratificó la voluntad de seguir trabajando para eliminar 'las políticas anticuadas' y recordó que colabora con el Congreso y sectores públicos y privados de ambas naciones en aras de eliminar barreras al intercambio de bienes y servicios, crear empleos y favorecer el crecimiento a nivel bilateral. (Cubaminrex-Granma-PL)
 

MÁS ACADÉMICOS, ANALISTAS Y PERSONALIDADES ESTADOUNIDENSES REACCIONAN CONTRA POLÍTICA ANTICUBANA DE TRUMP

CUBA, 29 de junio de 2017.- Diversos análisis y reacciones siguen provocando las recientes medidas del presidente estadounidense Donald Trump respecto a Cuba. Buena parte de los medios estadounidenses se hacen eco de tales pronunciamientos.

La revista Foreign Policy publica en su edición digital un artículo que analiza los probables impactos que para la política exterior de Estados Unidos tiene el hecho de que el mandatario Trump mantenga un inusual vínculo con sus multimillonarios negocios, en un evidente conflicto de intereses. En uno de sus párrafos, el analista  Phillip Y. Lipscy apunta: “La presencia o ausencia de propiedades de Trump (en cualquier país) puede también conducir a un peligroso favoritismo en la conformación de la política exterior de EE.UU. La parcialmente detenida prohibición migratoria excluye sospechosamente a la mayoría de las naciones musulmanas con presencia de negocios de Trump.  El retroceso de la política presidencial hacia Cuba parece diseñada para afectar a los competidores en un mercado donde potenciales inversiones por la Organización Trump están retenidos dada su moratoria de nuevos proyectos internacionales”.

La propia publicación también da a conocer un artículo del académico William M. LeoGrande bajo el título “Trump ha echado décadas atrás las Relaciones Cuba-EE.UU en el que el académico señala que “La nueva política hacia Cuba del Presidente  Donald Trump cumple una promesa de campaña que él hizo a los cubanoamericanos conservadores durante la campaña presidencial del pasado año, pero esa es una política exterior perdedora”

También predice LeoGrande que “los Estados Unidos pagarán un alto precio diplomático en América Latina, donde las relaciones están de hecho dañadas por la retórica incendiaria de trump sobre los inmigrantes Latinos, el muro fronterizo con México, y el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte. Latinoamérica fue unánime en su apoyo a la política de conexión de Obama. Al revertirla, Trump ha entregado el liderazgo de EE.UU. en el Hemisferio Occidental y ha puesto en riesgo la cooperación con Latinoamérica en asuntos vitales para los Estados Unidos como migración, tráfico de drogas y crímen transnacional”.

El diario floridano Sun Sentinel publica una opinión en la que refleja la mayoritaria oposición social a la política de Trump y remarca que “…es tendencioso proponerse coronar la libertad en Cuba limitando las libertades de los ciudadanos estadounidenses. Los Estados Unidos no impone similares restricciones de viajes a ningún otros país, incluyendo Corea del Norte e Irán. Ochenta y un por ciento de los estadounidenses, 75 por ciento de los cubanoamericanos, y virtualmente todos los cubanos apoyan la libertad de los ciudadanos estadounidense para poder viajar a Cuba. Proclamar el apoyo a un ´mejor acuerdo´ para los estadounidenses, los cubanos y los cubanoamericanos, cuando se ignoran sus deseos, es altamente ingenuo.

“El tono de hostilidad en el discurso del presidente puedo incluso entorpecer los vínculos gobierno a gobierno en asuntos de mutua preocupación -cooperación antiterrorismo, antidrogas y migratoria- que funcionarios de la administración desean preservar ostensiblemente. Estos acuerdos colaborativos, los cuales fueron posibles por la decisión de Obama, refuerzan la seguridad nacional de los Estados  Unidos”, añade el artículo.

El sitio web de la Brookings Institution da a conocer un análisis de William LeoGrande y Richard S. Newfarmer bajo el título El real impacto económico de las sanciones de Trump sobre los viajes a Cuba en el que muestran el tamaño real del mercado estadounidense dentro del número de visitantes extranjeros que está recibiendo anualmente Cuba y reflexionan: “De acuerdo a un reciente estudio de la Brookings Institution realizado por  Richard E. Feinberg y Richard Newfarmer, Tourism in Cuba: Riding the Wave toward Sustainable Prosperity, el sector no estatal -alojamientos de renta (casas particulares), restaurantes, taxis, guias de turismo, etc- reciben cerca del 31 por ciento de todos los dólares que dejan los turistas. Visitantes estadounidenses en viajes individuales son más propensos a estar en casas particulaes, tomar taxis privados, y elegir guías turísticos privados, que los grupos organizados, los cuales son  canalizados a tavés de las agencias turísticas estatales y alojados en hoteles propiedades del estado.. Consecuentemente, a pesar de que los propósitos de la política del Presidente Trump son impulsar el sector privado cubano, la prohibición de los viajes individuales pueblo  a pueblo afectará  probablemente más duro al sector privado.”

Mientras, en el diario The Tennessean se publica la opinión de Peter Colin, un maestro de música que viajó a Cuba en un intercambio de agrupaciones corales. Colin destaca que una encuesta de 2015 develó que el 71% de los habitantes de Tennessee está a favor del mejoramiento de las relaciones con Cuba; sin embargo, dice críticamente que los Senadores por este estado no han sido defensores de tal opinión mayoritaria.

Al valorar el paso dado por Trump lo califica como “un mal movimiento para cualquieer político. Ello impide el progeso reciente de los  estadounide
veanses y las ganancias a largo plazo de los habitantes de Tennessee”. Y añade “Los cambios en la política hechos por Obama en 2014 beneficiaron a los negocios estadounidenses. En la agricultura, manufacturas, transporte marítimo y turismo se han creado empleos y oportunidades gracias al comercio con Cuba. Cuba ha recibido a delegaciones de Texas, Arkansas, Missouri, Virginia, Florida, y Louisiana, frecuentemente encabezadas  por sus propios gobernadores.” (Cubaminrex-Cubadebate)

 

NUMEROSAS VOCES QUIEREN ACERCAMIENTO A CUBA

Diversas son las voces que criticaron la decisión del presidente norteamericano, Donald Trump, de revertir algunos avances del acercamiento a Cuba

WASHINGTON, 24 de junio de 2017.-  Legisladores republicanos y demócratas, grupos empresariales y científicos, cubanoamericanos, organizaciones sin fines de lucro han criticado el discurso pronunciado por el mandatario estadounidense Donald Trump, el pasado 16 de junio y la firma de una orden ejecutiva que impone nuevas restricciones a los viajes y las relaciones económicas con la isla.

Según informa Prensa Latina, la respuesta de muchos sectores que apuestan por la apertura fue comprometerse a continuar los esfuerzos para una normalización de las relaciones.

El bipartidista Grupo de Trabajo de Cuba (CWG, por sus siglas en inglés), integrado por 24 miembros del Congreso estadounidense, adelantó que en los próximos días se involucrará a fondo con las agencias federales para mitigar las consecuencias dañinas de la nueva política.

Los copresidentes de ese colectivo, las representantes demócratas Barbara Lee y Kathy Castor, y los republicanos Rick Crawford y Tom Emmer, indicaron que el anuncio es malo para los negocios norteamericanos y un riesgo injustificable para la seguridad nacional.

Por ello, el CGW agregó que en lugar de revertir el acercamiento, se debería abrir la puerta a un mayor compromiso.

En tanto, senadores como Mark R. Warner y Patrick Leahy, del partido azul, y John Boozman, Jerry Moran y Jeff Flake, de la formación roja, lamentaron el retroceso que significa el anuncio del jefe de la Casa Blanca.

Flake, legislador por Arizona, estimó que cualquier cambio que disminuya la capacidad de los estadounidenses para viajar libremente a Cuba no es en el mejor interés de los norteamericanos ni de los habitantes de la isla.

«Ya es hora de que el liderazgo del Senado finalmente permita votar mi proyecto bipartidista para levantar completamente estas restricciones arcaicas que no existen para los viajes a cualquier otro país del mundo», instó.

A su vez, la Cámara de Comercio ratificó la voluntad de seguir trabajando para eliminar «las políticas anticuadas» y recordó que colabora con el Congreso y sectores públicos y privados de ambas naciones para eliminar barreras al intercambio de bienes y servicios, crear empleos y favorecer el crecimiento a nivel bilateral.

La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, en tanto, aseguró que continúa comprometida con el intercambio de especialistas y conocimientos científicos entre los dos países.

A su vez, el abogado cubanoamericano Jorge Quintana manifestó en entrevista con Orbe que la orden ejecutiva de Trump constituye un reto más para quienes luchan por la normalización de las relaciones.

Tenemos que buscar nuevas oportunidades para mejorar los vínculos bilaterales, puntualizó el también presidente de Cuba Connections, Corp., una organización sin fines de lucro dedicada a impulsar el acercamiento.

Quintana, residente en la ciudad de Helena, Montana, apuntó que el discurso del presidente resultó un insulto, y se mostró confiado en que el camino escogido por el republicano fracasará.

En su criterio, la solución de los problemas de la mayor de las Antillas tiene que estar en manos de los cubanos, quienes, destacó, pueden defenderse de la manera más admirable. (Cubaminrex-Juventud Rebelde)

Education - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.